EL PEOR/MEJOR VERANO DE MI VIDA

Llámame malamadre, integrante de ese particular club de mujeres que se han unido para decir en alto sobre lo que la mayoría sentimos desde que el mundo es mundo: que nuestros hijos son importantes, pero no lo ÚNICO de nuestras vidas. Yo creo que no han inventado nada nuevo, pero, luchar contra la corriente de la madre perfecta que solo se siente completa cuando lleva un niño colgado de la teta, es toda una osadía. Continuar leyendo “EL PEOR/MEJOR VERANO DE MI VIDA”

Quiero la vida de la Pataky

Seamos sinceras. La envida sana no existe. Existe la envidia verde, la cochina, la mala envidia que te convierte en mala persona… Incluso existe la falta de envidia. Pero no hay nada de sano en este sentimiento. En este pequeño pecado capital. ¿O era venial? No pienso llamar a las monjas de mi colegio para que me lo aclaren. 

Llevo una temporada larga bastante inactiva, demasiado en contacto con las redes sociales y con algunos programas de cotilleo. Me estoy volviendo una descerebrada, en resumidas cuentas.  Continuar leyendo “Quiero la vida de la Pataky”

EL SÍNDROME DE MRS. ROBINSON

Todos los días (o casi) vemos en revistas del corazón y suplementos del hígado parejas con edades muy desiguales.

¿En quién has pensado?

Seguro que en parejas en las que él era mayor que ella. Está asumido que esa situación es la normal.

Y luego está Demi Moore, a la que todas envidiamos y criticamos por conseguir ligarse a Ashton Kutcher. Que está para hacerle un tremendísimo favor… Continuar leyendo “EL SÍNDROME DE MRS. ROBINSON”

Hasta el moño de retos virales

Sí señoras y señores. Estoy de mala leche. Será injustificado, pero como estoy en esa edad en la que no tengo el “chichi pa farolillos“, digo y hago lo que me sale del moño y me preocupa una mierda lo que me digan los demás. 

Soy relativamente fan de las redes sociales. Me divierten a veces, otras me sorprenden, me ayudan a encontrar amigos de la infancia para cotillear cómo han envejecido de bien o de mal y, a veces, hasta me han hecho compartir cosas que de verdad quería que  mi mundo supiera.  Continuar leyendo “Hasta el moño de retos virales”

Ni blancos ni negros, de mi color

Estoy que hiervo. Y no es solo la ira. 

Algunos lo llaman sofocos. Yo, llamaradas. Por intentar echarle humor a esta mierda de cumplir años, que tiene muy poca gracia en muchos momentos.

Para los ratos en los que me lo paso genial tengo mis compresas para pérdidas de orina. Lo de leves… es otra historia. Yo cuando lo hago, me meo viva. No me van las cosas a medias.

Pues resulta que hoy buscaba un destornillador pequeño para apretar los tornillos de mis gafas de PRES.BI.CIA. Lo último en moda ocular añosa. En su lugar me he topado con una foto mía de hace unos doce años y, de repente, ¡yo era un pibón! Continuar leyendo “Ni blancos ni negros, de mi color”

Mujer bayeta

Es triste, pero pienso que el género femenino, sobre todo las de mi generación, somos un poco “mujer bayeta” …

Me explico: por mucho discurso feminista que nos marquemos, por mucha manifestación y mucho empoderamiento, dejamos que la gente a la que más queremos nos estruje y nos machaque, nos utilizan hasta dejarnos rotas, y si fallamos, nos sentimos sucias y babosas y pensamos que sería normal que nos cambiaran por otra… Continuar leyendo “Mujer bayeta”