PEREZA

Se trata de uno de mis pecados favoritos. Es el pecado de los domingos de invierno, envuelta en una manta y viendo series o leyendo.

Y así hasta el verano

Soy fan de la RAE. Espero que a estas alturas ya lo sepáis. Así que acudo a mis añosos académicos para que me digan qué es exactamente la pereza. Y me dicen:

pereza

Del lat. pigritia.

1. f. Negligencia, tedio o descuido en las cosas a que estamos obligados.

2. f. Flojedad, descuido o tardanza en las acciones o movimientos.

3. f. Ven. perezoso (‖ mamífero).

Como diría el refrán, la primera en la frente. Y es que solo leer sobre obligaciones ya da una pereza que te mata. ¡qué ganas de llenar las agendas, los días, semanas, horas y lustros de “tengo que”!

¡A la mierda!

¡Que viva la pereza! Esa dejadez es necesaria a veces. Somos máquinas hiperactivas rellenas de obligaciones. Como un bollo preñao pero sin sustancia.

Yo sé que estoy OBLIGADA a pagar a Hacienda, que dicen que somos todos, pero no está de más echarle un poco de DEJADEZ y pagar el último día. Así, arriesgando. Viviendo al límite. Hacienda también lo hace contigo, no pongas cara de listilla. Si puede guardarse tu dinero un mes más, lo hará.

También nos habla el diccionario de FLOJERA. Y también me mola la palabreja. Esa sensación de que no te sujetan las piernas porque has visto a alguien que te importa mucho. Cuando era joven sería un chico. Ahora mismo, solo me pongo tontorrona cuando echo la lotería primitiva y pienso que me puede llegar a tocar. Tengo una probabilidad entre 139,8 millones. Eso está “chupao”.

¿Chupao? ¡Estás loca! Es IMPOSIBLE

Pero que levante la mano quien no haya tenido un día de esos de llamar al restaurante chino hasta para que te traigan el desayuno. Y no. No estás enferma, pero solo pensar en levantar un brazo te da una fatiga “quepaqué”.

No puedo con la vida…

Que me diga alguien a la cara que nunca se ha puesto una excusa a sí misma para no ir al gimnasio. O para llamar al presidente de la comunidad para quejarse de lo sucia que está la escalera. La pereza vive debajo de nuestra piel. Nos come la oreja cuando pretendemos ordenar cajones para que no lo hagamos y nos liemos de conversación telefónica con alguna amiga. Nos obliga a mirar para otro lado y apagar el interruptor de la luz que nuestros hijos se han dejado OTRA PUÑETERA VEZ encendida.

Bien pensado, a lo mejor los hombres alzamos a la pereza a la categoría de pecado capital para evitar alguna que otra guerrilla… Y no siempre nos ha salido bien.

@mardelolmoescritora

¡Mi pecado favorito! Porque desde mi punto de vista la pereza, bien llevada, es casi un seguro de vida! Además he leído en internet que es un síntoma de inteligencia… ¡Me estoy dando cuenta con más de 50 que soy un tía lista! Porque esté verano también descubrí que hablar sola es también síntoma de inteligencia, y ya no me corto ni medio pelo cuando me apetece tener un soliloquio conmigo misma.

Estudios científicos revelan que las personas perezosas son las más inteligentes

Es difícil estresarte si eres perezoso y te gusta practicar la procastinación, dejando para mañana tareas urgentes y sustituyéndolas por otras más agradables… ¿Y hay algo más agradable que perrear? Que conste que no me refiero a mover el trasero a velocidades supersónicas frente al aparato genital de un macho alfa, me refiero a vivir vida de perro doméstico, todo el día tumbada, esperando que llegue la hora de comer o de salir a pasear ¡y no preocuparse de nada más!

Si hubiera más perezosos en nuestro país, a lo mejor no habríamos salido a votar el día 11 y ahora no estaríamos preocupados pensando qué va a pasar ahora en España… ¡Ahí lo dejo!

¿Qué habría pasado si las urnas hubieran quedado así?

Si las madres fuéramos perezosas, nuestros hijos serían más autónomos y conseguiríamos que maduraran antes y así les haríamos el maravilloso regalo de ser seres independientes, que es el mejor regalo que se le puede hacer a un hijo.

Si los acostumbras desde pequeños no les cuesta nada

Lo que no entiendo mucho es como el refranero español asocia perro (si, el mejor amigo del hombre) con vago ¿qué han hecho los canes para ganarse este apelativo? En mi casa hemos oído toda la vida la expresión “eres más perro que marzo”… ¿eeeing? Porque como no exista un Sr. Marzo (se lo tengo que preguntar a mis padres) no entiendo como puede ser perezoso un mes…

Así que estoy pensando que para no darle muchas más vueltas al asunto, mejor lo dejo para mañana…

¡Que me canso!

Lou