LUJURIA

Bienvenidos a la serie sobre los pecados capitales. Empezamos con la LUJURIA, pero solo por una cuestión de orden. Es el que aparece primero en la lista.

Y la lujuria, ¿qué es? Pues cogemos el diccionario de la RAE (Wikipedia, no. ¡Caca!), y esto es lo que nos dice:

wikipedia caca
Wikipedia caca

Del lat. luxuria

1. f. Deseo excesivo del placer sexual.

2. f. Exceso o demasía en algunas cosas.

Estas dos acepciones significan que podemos pecar por exceso de placer sexual. Se nos han adelantado algunos personajes de gran prestigio, esos que le han dado rienda suelta a la lujuria y han pasado a la otra vida en el punto álgido del pecado. Eso sí, lo han maquillado como muertes naturales en camas de hotel… ¡ya!… solitos…

soy viejo y quiero sexo, siiii

No digo yo que sea cosa mala morir gozando. O incluso vivir disfrutando a lo loco del sexo, si te gusta tanto. Yo ya he hablado con mi director espiritual y le he dicho que me borre este pecado de la lista. Que si sacaran un pecado anti lujuria, yo sería la mayor pecadora de la pradera, pero que ya no tengo ganas de nada. Mi amiga menopausia, ya sabéis.

Más casta que Sor Citroen gracias a la menopausia
Más casta que Sor Citroën

Lo que sí tengo claro es que como los perros están exentos de pecado (por favor, que no nos tiren ni la primera piedra ni la última) les da por intentar fornicarse lo primero que se encuentren. El otro día, cuando un listillo vio que mi perra no se dejaba, me empezó a dar besitos en el cuello y en la oreja y si me descuido me viola analmente el tío. Me puse tierna y se le fue la mano al chucho.

perro, me caes bien, pero esto no es amor
Perrete, te estás equivocando conmigo…

Pero aún queda otra forma tonta de pecar de lujuria según la Real Academia y amén. Lo del exceso o demasía en algunas cosas.

Vamos, que si ves a una señora a la que se le ha ido la mano con el maquillaje, es una lujuriosa.

el payaso de it da menos miedo que algunas señoras

Si mi madre se pasa con la comida y me calza un plato de cocido excesivo, eso es lujuria.

yo me como lo que mi madre me ponga en el plato
Mamá, ¿puedo repetir?

Si nos da por trabajar “en demasía”, somos el colmo de la lujuria también.

va a llover aquí, aquí, aquí y aquí.
Repartiendo borrascas a toda velocidad

Imelda Marcos, que tenía 1000 pares de zapatos, vamos un exceso y un “demasié” lo mires por donde lo mires, pecaba todos los días que se calzaba.

¡Ay, guarrilla! Que lo de las sandalias de pedrería era una tapadera. ¿O sería fetichismo? Mejor no mezclamos pecados, que bastante confundida estoy ya.

¿Te pongo? Además del zapato, digo
¿Te pongo…? El zapato

Amancio Ortega es el rey de la lujuria con los 63.000.000.000 € de patrimonio que acaban de adjudicarle en la revista Forbes, dentro de su lista de los más forrados del planeta. Suerte que tenemos al dueño de Zara, porque si no, en esta lista tampoco salimos. Ni en la de mejor nivel de educación de nuestros niños, en la de hijos por pareja y en la de crecimiento económico. Es que nos gusta pasar desapercibidos, no nos vayamos a creer.

Lo malo de todo esto, es que he leído que estos pecados capitales no tienen perdón de Dios. Aunque más bien creo que es un tema de los hombres, que Él perdona mucho más, pero nadie se lo ha preguntado personalmente y por eso andan inventando lo que desconocen.

@mardelolmoescritora

Me estás volviendo muy loca herma… ¡vaya temita! Como no es un pecado que esté en mi lista, he intentado aprender algo a través de internet y he descubierto algo escalofriante…

¡BOB ESPONJA ES UN LUJURIOSO!

Calamardo intentando provocar a Bob

Atención al dato, resulta que además de las definiciones del diccionario, internet ofrece una más: “deseo apasionado por algo”. Copio textualmente el texto:

Resulta que Bob Esponja tiene una pasión por la vida que no tiene ningún otro personajes de dibujos. Anhela el afecto de los amigos y enemigos, está ansioso por complacer, y muchas veces no se detendrá ante nada para completar una tarea). Ama a Calamardo que lo odia. Ama a Arenita, que piensa que es mejor que él. Ama a Don Cangrejo, que abusa constantemente de él. Incluso ama a las medusas que le pican.

Bob orgulloso de su pecado

Y con esta última definición, resulta que SI SOY UNA LUJURIOSA!!

Yo también quiero que me quiera la gente que me rodea, me da igual amigos que enemigos, siempre me ha gustado la gente y me resulta fácil conectar. Me da igual si me miran de forma condescendiente porque se consideran mejores que yo… A estas alturas de mi vida creo que tengo bastante claro lo que “valgo”, soy de esa generación que respetaba a sus mayores y pensaba que la experiencia es un grado, así que los que me rodean se pueden creer “lo más “ pero generalmente, cuando ellos van yo vuelvo, aunque no se lo restriegue por el morrete…

Acabo lo que empiezo, puedo tardar más o menos, pero no me gustan las cosas a medias… ¡quien me conoce sabe que soy más de extremos!

Tengo pasión por la vida ¿porque vivir sin pasión es vivir? Soy curiosa, me gusta aprender, viajar y leer, tengo mil aficiones que llenan mis horas libres (que no muertas), me gusta reírme y hacer reír… ¡el colmo de la lujuria!

¿Y amar con locura a los que te odian o te pican? Por supuesto. Incondicionalmente. ¿O no has tenido hijos adolescentes o no formas parte de una maravillosa familia en la que se hace coña de las desgracias para desdramatizar?

Así que mi gozo en un pozo, me acabo de dar cuenta que también cometo el único pecado que nunca pensé que estaría en mi lista…