Greta Thunberg (y la santa madre que la parió)

La madre de Greta Thunberg

Parece que por fin estamos siendo conscientes de que el planeta se va a hacer puñetas y que en gran parte es culpa nuestra… Y para los que no lo tengan claro, ahora le han puesto nombre a esas terribles borrascas que nos visitan cada vez más asiduamente. El otro día me hicieron darme cuenta que aunque ahora se puede poner nombres masculinos y femeninos a estos desastres meteorológicos, la más dañinas siempre tienen nombre de mujer… aunque a ninguno le han puesto aún Greta Thunberg.

¿intentáis decirnos algo, electores de nombres de tormentas?

Lo que me extraña es que la última se haya llamado Gloria y no Greta, porque si hay una persona que actualmente sea el azote de los gobiernos e instituciones con respecto al cambio climático esa es Greta Thunberg.

Agradezco que haya alguien, aunque solo sea una adolescente y sueca, que no se hace la tonta (como sugeriría su nacionalidad) con este tema, que ha elegido luchar por el planeta antes que ir al colegio y que suelta verdades como puños a líderes mundiales sin cambiar el gesto de su rostro. Aunque haya gente que pueda opinar que esa obsesión pueda venir de su enfermedad (padece síndrome de Asperger) yo le agradezco infinitamente que ponga voz al problema, que sepa hacerse oír y que ¡¡no sea hija mía!!!

Porque desde mi punto de vista, la que tiene mérito es la madre de Greta…

Aguanta a una adolescente (bueno un par, que tiene otra que es bandera feminista) y encima obsesiva con el cambio climático… Me imagino a la pobre madre viviendo con su familia sin luz eléctrica, sin lavaplatos ni lavadora, con los nudillos desollados de frotar la ropa contra esa tabla con badenes a tutiplén que usaban nuestras abuelas, tendiendo la ropa en el jardín y sin poder echar un plástico por encima por si llueve (qué viven en Suecia, no en el Caribe).

¿Y la hora de la comida? Otro drama, seguro. La niña pidiéndote el árbol genealógico de cada producto animal que pones en la mesa para asegurarse que ha tenido una vida sin piensos artificiales, que ha sido criado sin sufrimiento y que ha tenido una muerte dulce… ¿Mientras dormía?¿de viejo? Y si te decides por darle vegetales, teniendo que esconder las bolsas que te han dado en el súper porque habías olvidado las de tela, haciendo que te sellen el certificado de ecológico, la promesa de que no han usado abono químico durante el cultivo y que los insectos que se han paseado por sus hojas han sido bien tratados… ¡Y cuando le pides a la pequeña que ponga la mesa te dice que la ponga su padre, que ella es feminista!

Lou

Querida Lou, a veces me sorprende tu manera de ver las cosas. Yo, que tiendo a ser la ingenua, esta vez me he caído del guindo sin un rasguño. Así que, agárrate, porque te vas a pegar tremenda h…

la-madre-de-greta-thunberg
La familia Thunberg al completo

Greta, mi pequeña Greta Thunbert, es un producto. Y lo peor de todo es que no sé si ella es muy consciente.

Sus padres han dejado de trabajar para llevar la carrera de la adolescente. Porque las inquietudes que con su TOC y su Asperger ha llevado hasta las últimas consecuencias, sus padres, muy avispados, las han visto como una oportunidad de negocio.

No tengo pruebas, está claro, pero sí la intuición de que manejan los hilos de la niña y sus redes sociales para hacer crecer la pequeña sombra infantil y hacerla muy alargada.

Aun me escuece la cara de la vergüenza cuando, de vuelta a casa tras la cumbre climática de Madrid, tuiteó que iba sentada sobre sus maletas en un tren alemán. Obviamente, los alemanes, que para eso son muy alemanes, contestaron amablemente que debería haber posteado también su cómodo asiento en primera clase…

Para todos los que tenemos más de 20 años, esto no nos dice nada. Pero pregunta a un niño de la edad de Greta Thunberg si cometería tal fallo y estupidez. Ellos saben que todo el mundo está en Twitter y que cualquier tuit que subas tarda segundos en viajar por todo el mundo.

Menos si te llamas Greta Thunberg y has mirado con cara de asco a Donald Trump.

greta thunberg
Greta Thunberg mirando a Trump con cariño…

Con esto, no quiero decir que no tenga valor su lucha. De hecho, me parece la mejor de todas. Porque ataca desde la base, formando las conciencias de quienes van a heredar este planeta. El que vamos a dejar hecho una mierda, todo hay que decirlo, pero si Greta suma conciencias y su madre sigue escribiendo libros sobre el carrerón de la niña, puedo que la Tierra dure unos años más. No me queda otra que gritar:

¡Viva Greta y la madre que la parió!

@mardelolmoescritora